SEÑALÉTICA, FUNCIONALIDAD O ESTÉTICA

Por: Ximena Alarcón Boada

Se dice que la Señalética es el primer servicio que brinda la empresa al público, que forma parte de un sistema de mensajes que desencadenan actos y que maneja un lenguaje predominantemente visual. Su finalidad es la información, que debe ser inequívoca e instantánea, es el mejor ejemplo de comunicación funcional.

El principio de la señaletica es la máxima información con los mínimos elementos y con el mínimo esfuezo de localización y comprensión por parte del receptor. 

FUNCIONES

Su sistema comunicacional se compone de un código universal de señales y signos (símbolos icónicos, linguísticos y cromáticos) y un procedimiento técnico que se establece previamente por medio de un programa de diseño.

SUS DISCIPLINAS TÉCNICAS IMPLICADAS SON:

  • El diseño gráfico de programas
  • Planificación
  • Arquitectura
  • Ergonomía
  • Entorno o medio ambiente
  • Producción Industrial

CONSIDERACIONES IMPORTANTES

A veces la pictografía señalética requiere la incorporación de textos, no para redundar, sino para comunicar con palabras lo que es incommunicable con pictogramas.

Requiere atenerse a las normas internacionales precisas para señalética que deben ser respetadas.

Cada problema señalético es un caso particular, con sus condicionantes funcionales, arquitectónicos, ergonómicos y ambientales propios que require desarrollar programas especiales para cada circunstancia concreta.

ORIGEN DE LOS PICTOGRAMAS PARA SEÑALES

La mayoría de las señales icónicas que se conocen fueron diseñadas para las Olimpiadas de Tokyo de 1964 por Masasa Katzumie como director artístico y Yoshiro Yamashita como diseñador. Este sistema crearía el lenguaje y sería el precursor de todos.

Posteriormente y basándose en el diseño de las olimpiadas de 1964 se crearon los pictogramas para las olimpiadas de Munich 1972 por el Director del Instituto Superior de Artes Gráficas de Ulm, Otl Aicher. Este sistema sentaría las bases estilísticas con las que se harían los siguientes sistemas. Su retícula fue tan utilizada que sus pictogramas se convirtieron prácticamente en universales.

PICTOGRAMAS INVIABLES

Si los pictogramas necesitan para ser comprendidos la inclusión de un texto, que generalmente es una palabra perfectamente monosémica e inequívoca, sera preferible utilizar esta palabra en lugar de un pictograma ambiguo, dotándola de unas condiciones óptimas de legibilidad: tipografía, tamaño, contraste, color.

En otras ocasiones se recoge un programa señalético un conjunto de pictogramas existentes escogidos para cada función, pero de diferente procedencia. Entonces, agrupar tales pictogramas en un programa supone necesariamente incongruencia y ambiguedad.

La señalética que habitualmente observamos a menudo comete errores que van en total desmedro de la información, siendo los más frecuentes los que siguen a continuación:

  • Señales que forman parte de un sistema que se enfoca esencialmente en aspectos estéticos olvidando la funcionalidad.
  • Diseño de pictogramas demasiado estilizados y con un bajísimo índice de iconicidad, que casi cae en la abstracción.
  • Sistemas señaléticos que desarrollan pictogramas para absolutamente todas las señales, sin importar que en muchos casos estos no cumplan su verdadera función de orientar ya que no son lo suficentemente claros para comprenderse.

CONCLUSIONES

La creatividad y la funcionalidad son muy importantes en un diseño, en el caso de la señalética también lo son, sin embargo al momento de diseñar señales icónicas definitivamente importa mucho el grado de información que las señales nos brindan. Si es posible proponer distintas alternativas de diseño para los pictogramas, dejando de lado el modelo diseñado por Masasa Katzumie y Otl Aicher siempre y cuando se prevea el correspondiente testeo para confirmar su legibilidad y comprensión.

Algunas veces los mensajes señaléticos no son expresables por pictogramas ej. ASESORAMIENTO, DIRECTOR. O a veces el pictograma es más rápido y más claro que una palabra porque es más explícito. Lo importante es saber elegir la alternativa correcta y no obstinarse en soluciones que confundan o requieran una educación especial para ser comprendidas, no todo lo que se puede nombrar puede representar imagen.

Por tanto, al momento de diseñar un programa señalético siempre habrá que pensar en la funcionalidad por encima de todo, sin descuidar el aspecto estético que es parte de todo diseño. Es preciso recordar también que las señales llevarán pictograma siempre y cuando éste sea  suficientemente claro y comprensible y de no ser así, es mucho mejor que la señal sea verbal o escrita.

Referencia Bibliográfica:

  • Costa, Joan. Señalética Corporativa, Editorial Gustavo Gili, Barcelona, España 1981
  • www.aiga.org

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *